El festival y la puerta astral

Charlamos con Pelucas durante una de sus breves estancias en Vigo, ya que no para de moverse, embarcándose en constantes proyectos que lo llevan por toda la geografía nacional. Le preguntamos sobre sus últimos trabajos entre los que destacan, un mural, una serie de piezas cerámicas y una puerta astral.
El primero de ellos se desarrolló durante la primera quincena de agosto en Ibiza dentro del programa del Bloop Festival, una intervención en una de las fachadas del hotel Purple, en Sant Antoni de Portmany; ” el espacio era complejo, un gran paño rectangular con un enorme pilar que lo dividía y que rompía la posibilidad de crear una imagen continua. Por otro lado, me habían pasado algunas fotos de la pared pero no me esperaba que fuese tan grande, la verdad. Aunque sin duda, lo más complicado fue trabajar con el calor que hizo. Durante las horas del mediodía y parte de la tarde era imposible subirse a la grúa”. A pesar de los contratiempos, el resultado que podemos apreciar en estas imágenes no defrauda. Pelucas usa sus recursos cada vez con mayor riesgo y eficacia, para revelarnos una pintura que está alcanzando unas cotas de complejidad y madurez notables. La arriesgada paleta de colores, el uso del espacio y la amplia variedad gráfica que podemos apreciar en esta obra así lo confirman.

“Al volver de Ibiza, la última semana de agosto, me metí en El Tinglao, el taller que la ceramista Emilia Guimeráns tiene en Vigo, para finalizar unas piezas en cerámica que había dejado incompletas antes de ir a Ibiza. Aunque realmente es una serie que inicié en el año 2003 en Tenerife, a partir de un molde para fundición en bronce. Este verano recuperé ese molde y decidí hacer una pequeña producción en cerámica. Estas “Potellas” me gustan mucho, son un reflejo de todo aquello que somos. Están entre el pop y el punk”.

Por último, intercambiamos algunas impresiones sobre el proyecto en el que ha estado trabajado un par de semanas de septiembre en Girona, enmarcado en el Milestone Project. Una iniciativa con cinco años de andadura, que pretende ser una plataforma de pensamiento y debate en torno al arte en la calle. Allí, Pelucas se encontró con amigos y colegas de profesión como Nuria Mora, Nano 4814, 3TTMAN o Eltono. “El proyecto me pareció interesante, el concepto del “aura” que era el tema escogido por la organización este año como hilo conductor del festival, era algo con lo que conectaba a la perfección. La visión que me ha dado México durante el tiempo que he vivido allí es muy fuerte y entiendo que no sólo influye en mi obra sino también en mi forma de ver el mundo. Curiosamente el lugar en el que me tocó trabajar fue la depuradora municipal, así que traté de buscar el aura de ese espacio entre los deshechos que fluían bajo la estructura. Me dediqué a transformar la mierda en arte, creando una puerta astral que fuese capaz de congregar auras de este y otros universos. Un fotógrafo nocturno realizó un par de sesiones durante el tiempo que estuve allí y salieron cosas verdaderamente curiosas y psicodélicas”.