Apertura

El último trabajo de Nacho Alonso es una pieza de vídeo, que nos sitúa en dos escenarios diferentes separados por la distancia y el tiempo. La acción del primero se sitúa en un interior, una casa compartida por un grupo de personas en la que se prepara algo pero no se hace nada. La segunda escena nos lleva a un paraje desierto en el que vemos un mercedes blanco alejarse lentamente. Entre la extrañeza y la incertidumbre. Las drogas nos expulsan a cualquier lugar.